viernes, 1 de abril de 2011

El ateísmo como obstáculo a la autoridad

Durante la mayor parte de la historia de la humanidad, la religión ha ejercido un poder omnímodo sobre todas las esferas de la vida del individuo mediante el poder religioso, político, o ambos. Hasta el pontífice presente, la Iglesia Católica cuenta una lista de 265 papas en su bimilenaria existencia. El Papa, como jefe supremo de la Iglesia tiene las facultades de cualquier obispo, y además puede canonizar, nombrar cardenales y declarar dogmas. Conforme a la teología católica, el Pontífice está exento de cometer errores al momento de promulgar una enseñanza dogmática en materia de fe y moral. Es decir, el Papa nunca se equivoca, su infalibilidad es inherente al cargo. El Papa habla ex cáthedra: "desde la cátedra" o "desde el puesto del maestro". Este término se usa para ponderar la autoridad con la que alguien está afirmando algo. En español su significado sería "con autoridad". Una vez enumerado el impresionante poder y autoridad de esa autoridad religiosa, llega usted, un simple mortal, que tiene la mala costumbre de pensar por sí mismo y se ateve a proclamar: “Dios probablemente no existe”; “No creo que el Papa –ni ninguna persona- sea infalible”; “Confío más en mi propio juicio moral que en el juicio moral de otro ser humano”; “La religión es un invento humano que proporciona consuelo”; “Yo no necesito consolarme con ficciones metafísicas”; “Me gusta el mundo tal cuál lo veo”; “Soy capaz de disfrutar de esta vida, la única que tengo”; etc… Automáticamente usted se convierte en un ser peligroso porque, al pensar libremente, socava los cimientos que sostienen aquella autoridad: la obediencia. Da igual que usted sea científico, premio Nobel, que haya pasado una vida estudiando el universo o la naturaleza y que ellos no entiendan una palabra de lo que usted hable o escriba; la autoridad religiosa se permite la osadía de negar sus evidencias, sin aportar prueba alguna; solo necesita invocar el principio de que habla ex cáthedra así que no hay nada más que discutir. Los ateos han sido -erróneamente- considerados peligrosos, no porque hagan daño a nadie, sino porque atentan contra la autoridad religiosa. En general, cualquier persona que piense por sí misma y que esté subordinada jerárquicamente a otra, ya sea en el trabajo o en la iglesia, estará expuesta a las represalias de sus jefes. A menudo será tildada de díscola, perturbadora, follonera o problemática. De hecho, es muy habitual que para subir en el escalafón corporativo, se citen como meritorias otras virtudes antagónicas: Disciplina, subordinación, sacrificio, abnegación, lealtad, flexibilidad, etc. Y esto lo sé de buena tinta tras haber servido 20 años en el Ejército. Recuerdo, en el verano de 1978, cuando ingresé en el campamento militar de Monte La Reina (Zamora); los jefes nos hacían formar en una explanada cada domingo para escuchar la Santa Misa. Una vez perfectamente alineados los 800 jóvenes militares, se nos comunicaba en voz alta: “¡La misa es voluntaria, el que quiera que salga de formación!”. Jamás en mi vida observé tamaño fervor religioso: Una apabullante mayoría permaneció en las filas sin rechistar. Los pocos osados que dimos “un paso al frente” fuimos agrupados, al mando de un Suboficial, en una improvisada brigada de limpieza del campamento que se dedicó a recoger papeles y colillas durante el tiempo que duró la misa. 

12 comentarios:

  1. Aplicable no sólo a la religión, también al ámbito laboral, político, etc... el que no siga la corriente, el que piense y expongas sus ideas, siempre será peligroso para los que estén en el poder.

    ResponderEliminar
  2. Cierto, existen no obstante excepciones: en el mundo científico y tecnológico se valora (o se consiente) la discrepancia a la autoridad formal como fuente de creatividad. El mundo artístico es un buen ejemplo.

    Un jefe que prime la verdad sobre su orgullo y estatus, no sólo tolerará sino que premiará las opiniones contrarias.

    ResponderEliminar
  3. Qué razón tienes. La simbiosis milicia/religión refueza extraodinariamente a ambos componentes. Max Weber de forma clarividente ya se ocupó de las diferentes formas de dominación:distinguía tres tipos puros de liderazgo político, dominación y autoridad: dominación carismática (familiar y religiosa), dominación tradicional (patriarcas, patrimonialismo, feudalismo), y dominación legal (ley y estado moderno, burocracia). Tu te ocupas de la autoridad carismática: La aceptación de la autoridad proviene de la influencia personal del superior. Se basa en las condiciones personales de quien ejerce la autoridad. Esta es la propia del líder: el jefe es reconocido como tal por sus cualidades personales excepcionales, tales como el heroísmo, la santidad, el genio. Suele ser residual, Weber indicó que la autoridad carismática, con el tiempo, tiende a convertirse en autoridad tradicional. El Vaticano, el papa, los cardenales y los obispos son ejemplos de carisma rutinario de la sucesión apostólica.

    ResponderEliminar
  4. JOSÉ
    Partes de un principio erróneo. El Papa solo es INFALIBLE cuando habla ex-cathedra, como representante de Cristo en la Tierra, y eso solo lo ha hecho dos veces en estos 21 siglos ultimos
    Luego retrocedes en el tiempo como si estuvieras en tiempos de Galileo, cuando los Papas recientes han sido intelectuales de primera fila
    No comparto contigo que tu seas mas libre que yo po r el hecho de ser creyente
    Y finalmente lo de Monte La Reina me parece que es tratar de igualar la conducta de un suboficial con la de los Papas, Y eso es un imposible
    Te sigo haciendo esas preguntas tan faciles que no terminas de contestarte ¿Quien me creó? ¿Por qué estoy sano?

    ResponderEliminar
  5. Creo que habría que diferenciar entre el pasado y el presente...
    En el pasado estaba claro que la Iglesia hizo mucho daño a personas que probablemente nos hubieran aportado grandes cosas en nuestra historia, simplemente por pensar y sentir de diferente forma....
    En la actualidad hay 3 clases de realidades,
    -La que vivimos en nuestros hijos, esa Era del NO CREO EN NADA, del PASO DE TODO...
    -La de nosotros que aún conservamos, por lo menos yo, la ilusión de que todo lo que siento, todo lo que vivo y todo lo que experimento no se pudra con mi cuerpo, sino que se convierta en una especie de energía que se funda con el Universo y a la cual yo llamaré Dios....
    Y luego está el radicalismo de los países en el que por Dios o Mahoma o Ala se debe matar por no cumplir un mandamiento que alguna persona más inteligente que otra, dijo que había incumplido....
    PostData... Hubiera sido interesarte verte en ese verano del 78...

    ResponderEliminar
  6. Sobre el Ateísmo no quiero opinar, me duele pensar una persona no crea que hay algo, sea lo que sea después de esto...

    ResponderEliminar
  7. Para Celestino: ¿Quién te creó? Respuesta: tus padres. ¿Por qué estas sano? ¿Por qué pesas 90kg? ¿Por qué llevas gafas? ¿Por qué eres palmero? Decía Carl Sagan: la primera virtud del ser humano fue su curiosidad y su primer gran error, tener fe.

    Es muy habitual invocar a Dios cuando no hallamos respuestas a ciertas preguntas. Yo prefiero decir: "No lo sé". La incertidumbre no me asusta. Decía Richard Feynman: "Prefiero admitir que no sé algo antes que dar una respuesta probablemente falsa.

    ResponderEliminar
  8. Para Dulce: Cuando morimos, nuestro cuerpo se desintegra y se funde con la tierra, nuestros átomos continúan circulando por el universo. Algo similar ocurre en vida cuando nos cortamos el pelo o las uñas pero no damos valor a esa materia sin vida. Lo que sentimos, vivimos y experimentamos no se pudre sino que permanece -de alguna forma- con nuestros hijos, amigos, etc. Lo que tú escribes en tu blog, o en un libro, permanece para la gente. El bien que hagamos también queda. Bertrand Russel murió en 1970 y ahora mismo estoy leyendo un ensayo suyo. Esa es la forma en la que creo que podemos trascender.

    ResponderEliminar
  9. Cuando toquemos nuestras almas en la otra vida, entonces me darás la razón...

    ResponderEliminar
  10. Estimada Dulce, me encantaría disfrutar otra vida y tener que darte la razón. Sin embargo, como adultos racionales, debemos distinguir el deseo de la realidad. Disfrutar de "la otra vida" es un anhelo de mucha gente pero eso no significa que vaya a suceder; lo considero altamente improbable. Mientras tanto, ¿por qué no aprovechar esta vida tan bonita, real y evidente?

    ResponderEliminar
  11. Creo que el deseo del hoy puede ser la realidad del mañana.... ¿Cuántos deseos hemos tenido a lo largo de nuestra vida que nos parecían imposibles y se han hecho realidad?....
    Sé que hablas de estadísticas, de probabilidades...(esa frase tuya me encanta, me parece tan fuerte, tan llena de pasión y sin embargo tan equivocada... "altamente improbable")..., pero que pasa con todo aquello que es incontable pero que podemos sentir, el amor, el temor, el dolor... no lo vemos pero podemos sentirlo, podemos hacer cosas que escapan a la realidad y a la coherencia por sentimientos de este calibre.. ¿o no?, entonces yo te digo... ¿por qué no ha de existir Dios?.. Yo lo siento, lo percibo y sé que hay algo mágico que no puedo tocar, que no puedo contar... pero te aseguro que lo puedo sentir.
    Yo sólo sé que intento dar hoy en esta realidad todo lo bueno que tengo, intento transmitir a la gente que está conmigo toda la fuerza y el cariño que puedo, y todo eso me hace aprender más de mi misma y sentir que mi alma crece y se convierte en algo que cuando mi cuerpo no exista, mi alma seguirá existiendo en otra dimensión....

    ResponderEliminar
  12. Gracias Dulce por tus comentarios. Tú misma lo has dicho: "hay algo mágico que no puedo tocar": estamos hablando de magia.

    Hace dos meses estuve merendando en la casa de una tía política. La señora es viuda y ella me aseguraba al 100% que "podía sentir en la habitación el espíritu de su difunto marido". Yo no dudo de su sinceridad, lo que ella siente (y tú sientes) es real. La cuestión es averiguar si lo que es real en la mente, también lo es en el mundo exterior.

    Dios puede existir en nuestra mente, de eso no hay duda, pero ¿existe realmente fuera de ella?

    ResponderEliminar